info@comoencuentrotrabajo.com

Errores en la redacción del currículum

Trucos y consejos para buscar trabajo, hacer tu CV, entrevistas de trabajo y todo lo relacionado con el mundo laboral

Errores en la redacción del currículum

Cómo escribir un currículum efectivo para conseguir trabajo

Ya sea por la inexperiencia, por la baja concentración, la subestimación de las oportunidades que ofrece un buen currículum en la fase de búsqueda activa de empleo, o por lo que sea, son muchas las veces que se cometen errores a la hora de realizar el CV. Al no poder enumerarlos todos, he decidido enumerar al menos los más comunes.

El nombre del archivo (y título).

Suele ser el primer o último gesto que se hace con el currículum en tus manos: elegir el título. El error de muchos con el título es nombrar el CV con su nombre y apellido. Llamar a tu currículum de esta manera significa, en resumen, condenarte a la irrelevancia. ¿Por qué? Porque en general, las empresas en este ámbito funcionan como motores de búsqueda. Entonces, ¿por qué si haces alguna búsqueda ingresas el nombre exacto de lo que buscas? ¿Un reclutador no debería hacer lo mismo? ¿Alguna vez has oído hablar de un reclutador que, para encontrar un gerente de marketing para su empresa, escribiese «Mario Gómez» en el espacio correspondiente del motor de búsqueda? Bueno, nosotros tampoco.

Por lo tanto, el título de tu currículum debe ser el mismo que el puesto que está solicitando (aunque añadas también tu nombre). Otra cosa a tener en cuenta, nunca pongas arriba del todo la palabra “Currículum”, obviamente lo es, no hace falta remarcarlo.

Las dimensiones.

Entre los muchos mitos falsos sobre la búsqueda de empleo, el tamaño del CV ciertamente merece una mención honorífica. De hecho, muchos candidatos creen que cuanta más información pongan, mejor podrán impresionar al reclutador. ¡Nada podría ser peor! Si es cierto, de hecho, que no existe el currículum perfecto, también es cierto que el mejor currículum no supera el tamaño de una página A4 (en el caso de los recién graduados, entonces, menos, es más).

Se puede hacer un listado muy detallado de todas nuestras habilidades, pero esto se ha convertido en un detonante para captar la atención del reclutador. Una atención que dura, en promedio, 31 segundos. ¿Aún sigues pensando que prefieres agregar esa fila demás a tu currículum?

Los gráficos.

¿Cuánto son 31 segundos? Intenta contarlos y llegarás al tema que nos gustaría tratar en estas líneas. El punto es que, al redactar tu currículum, muchos candidatos tienden a olvidar que no solo el tiempo disponible para ellos es realmente limitado, sino que también ignoran que los niveles de atención del reclutador están en un mínimo histórico. Dar en el blanco hoy solo significa una cosa: escribir menos, escribir mejor.

¿Y qué es mejor que los gráficos para resumir un concepto que de otro modo requeriría el uso de muchas palabras en un currículum? Nada. Por tanto, convertir la descripción de las habilidades lingüísticas en un histograma podría ser una buena manera de ahorrar tiempo y atraer la atención del reclutador.

Pero incluso representar sus habilidades sociales con un gráfico circular podría resultar una elección inteligente. O, por qué no, contar tu propia aptitud para viajar (también es una competencia) insertando un pequeño gráfico del mundo con los lugares visitados.

Color.

Lo mejor en esto es no aventurarse con la policromía y dejar que tu currículum destaque por la simplicidad y la adherencia al anuncio de trabajo.

Deportes y pasatiempos.

El error de muchos, una vez que se dedican a los deportes y pasatiempos, es considerar este apartado del currículum casi una pérdida de tiempo.

Nada más lejos de la realidad. Para muchas empresas, hoy en día, adivinar el tipo de persona que hay detrás de una lista simple de habilidades técnicas es casi más importante que las habilidades técnicas en sí. Encontrar la manera correcta de decir lo que haces en tu tiempo libre, qué intereses tienes, qué pasiones te animan y, en última instancia, «lo que eres» fuera del horario laboral, podría resultar una opción muy popular para los reclutadores.

De hecho, un deporte o una sensibilidad en particular pueden decir mucho sobre tus habilidades blandas y tu inteligencia emocional. Las habilidades se convierten en pocos años en el verdadero valor en manos de cualquier candidato.

Información de contacto

Además de que todos tus datos de contacto deben estar actualizados, hay algunos detalles más a tener en cuenta.

Asegúrate de que tu correo electrónico se vea profesional.

Parece una tontería, pero no te imaginas la cantidad de personas que, hoy en día, envían currículums con correos electrónicos al estilo «alex_tudiablito@exampleemail.com».

Intenta que tu dirección de correo electrónico se vea presentable y demuestra que tiene sentido común y un sentido de la vergüenza. Incluir el nombre, apellido o fecha de nacimiento en la dirección suele ser lo más común y recomendado.

Te recomendaría que tengas una cuenta de Gmail ya que, además de ser la más común, te permite compartir documentos, hacer videollamadas, compartir eventos y citas a través de tu calendario, etc. Sin embargo, si tienes una cuenta con Outlook o Yahoo, también está bien y se vería profesional.

En cuanto al DNI o cualquier documento de identidad, normalmente no es necesario.

Una última cosa.

Junto con tu número, correo electrónico y dirección, también agrega tu cuenta de LinkedIn al currículum.

Si aún no usas LinkedIn, deberías hacerlo. Dado que cada vez son más las empresas que lo solicitan, además de que, poco a poco, más empresas utilizan esta red social para dar a conocer ofertas de trabajo.

Consejo profesional: si estás buscando trabajo en el extranjero, no olvides poner tu cuenta de Skype por si tienes que hacer la entrevista por videollamada, además de tu prefijo de teléfono junto con tu número.

Qué no incluir en el currículum

Ahora que conoces todos los apartados importantes a incluir en el currículum, es importante que tengas en cuenta aquellos aspectos que no deben formar parte de tu CV:

  • Experiencias, títulos o habilidades irrelevantes. No es necesario que pongas datos en tu historial que no aporten nada al puesto al que quieres postularte como candidato. Además, todo lo que añadas a tu currículum y no aporte valor, lo único que hará será alargar innecesariamente la extensión de tu currículum.
  • Mentiras o exageraciones de cualquier tipo. Incluir conceptos, datos, experiencias o grados que no son ciertos o que simplemente no se corresponden con la realidad es algo que debe evitarse sí o sí.
  • Expresiones u opiniones controvertidas. Evita incluir temas u opiniones relacionados con la política, religión y derivados que puedan condicionar tu candidatura a un puesto de trabajo. Este tipo de aspectos pueden restar muchos puntos como candidato e incluso que te lleguen a descartar a pesar de tener un buen perfil profesional.
  • Idiomas que realmente no dominas. Este es un error común que cometen muchos solicitantes de empleo. No es necesario poner algún idioma extra a toda costa. Solo debes incluir aquellos en los que, al menos, tengas conocimientos demostrables y que puedan ayudarte a realizar tu trabajo.

¿Te has quedado con ganas de saber lo que sí hay que poner en un buen currículum? Te lo dejamos pinchando aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *